Cómo relajar o tranquilizar a tu conejo

Como ya he mencionado en otros artículos, los conejos son una especie de mamífero lagomorfo que se altera con facilidad, sobre todo, con cambios de ambiente bruscos. Por eso, si tienes uno, es conveniente que sepas tranquilizarle. El método no solo te será útil para cuando esté nervioso; también para cortarle las uñas rápidamente, darle esa medicina que tanto detesta, revisar alguna zona de su cuerpo con facilidad…

Cómo dejar a tu conejo en estado de trance (o lo más próximo a ello)

tranquilizar-conejo conejo-tranquilo

1. Ponle boca arriba. Si te es imposible porque no se deja, ponlo al contrario sobre tus rodillas y acaríciale de forma suave hasta que notes que su respiración es lenta y comienza a cerrar los ojos.

2. Cógelo en brazos como si de un bebé se tratara, o déjale apoyado en ti con su cuerpo entre tus manos.

3. Háblale suavemente y acaricia su cabeza, sus mejillas, su nariz, el contorno de sus ojos… poco a poco verás que pasa de estar como Punky en mi foto, a estar totalmente relajado/a e inmóvil, disfrutando (o no) del placer de no inmutarse de tus actos.

4. Por último, llévale a un lugar donde al despertar no corra peligro de hacerse daño o caer, como puede ser una manta.

Y a continuación el por qué del paréntesis del tercer punto, y es que si antes se creía que dejar a un conejo en estado de trance era bueno e incluso servía para estrechar la relación con su dueño/a, varios estudios han llegado a la conclusión de que si bien en ocasiones puede ser extremadamente útil, el animal no disfruta en este estado y el hecho de quedarse quieto resulta ser un mecanismo de defensa ante un posible depredador. Yo sin embargo, veo disfrutar mucho a mi pequeña cuando le ayudo a relajarse (incluso sin querer), ¿qué opinas tú de esto? ¡Te leo en los comentarios!

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Haru dice:

    Muchas gracias, me sirvió de mucho ya que no sabía por qué mi conejo se tranquilizaba cuando lo poníamos boca arriba, y no sabíamos si eso era bueno o le causaba algún daño, ahora no tenemos de qué preocuparnos, saludos!

  2. Nerea dice:

    Yo eso lo sabía, lo fui descubriendo yo sola porque necesitaba calmarlo para darle un medicamento y cuando lo lleve al veterinario.
    Le encanta cuando le acaricio la cabeza y la nariz,cierra los ojitos y el confía en mi!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *